La República de las Letras

La República de las Letras

Manuel Ossorio Bernard

El autor

Manuel Ossorio y Bernard nació en Algeciras el 6 de diciembre de 1839. Se traslada a Madrid cuando apenas tiene doce años, por lo que es allí donde comienza a estudiar bachillerato hasta que fallecen, en un intervalo muy corto de tiempo, sus dos progenitores (debido a una epidemia de cólera que azotó Madrid en 1855). A los quince años se  pone a trabajar y a los diecisiete consigue un trabajo de escribiente en el Tribunal de Cuentas.
Desde muy joven inicia una amplia producción vinculada al medio periodístico, siendo redactor de numerosas revistas de actualidad y literarias. Produce artículos de costumbres, comedias, críticas de arte y ensayo. En cuarenta años no hubo periódico madrileño que no publicara un artículo suyo. Como bibliógrafo se le debe el importante Ensayo de un catálogo de periodistas españoles del siglo XIX. Fue también secretario del Conservatorio de Artes e individuo de las Sociedades Económicas y Literarias de Cádiz, Málaga, Lérida y Jerez de la Frontera.
Fue director de numerosos periódicos de la época y fundó dos, dirigidos al público infantil: La Niñez y El Mundo de los Niños. También dirigió la Agencia Fabra (una de las tres que daría lugar en 1939 a la Agencia EFE) al frente de la cual fallece en Madrid el 14 de septiembre de 1904.
 

La obra

De todas las recopilaciones de artículos que aparecen primero en la prensa y, posteriormente, recogidos por el autor, La República de las Letras es la más interesante para aproximarnos al mundo cultural y literario de siglo XIX.
Manuel Ossorio y Bernard sentía un verdadero orgullo por su profesión, amaba la literatura, defendiendo el periodismo como el medio idóneo para desarrollar y difundir esta actividad. Su larga experiencia le permitirá escribir unos artículos de costumbres en los que resalta esa íntima relación entre literatura y periodismo.
A través de los veintitrés artículos que configuran La República de las Letras, el autor nos ofrece, de manera monográfica, una personal visión del ambiente cultural y literario en esa España del último tercio del siglo XIX, centrando su atención en aspectos, todavía hoy, controvertidos y de enorme trascendencia, como el poder social y político de la prensa, la venalidad del escritor como profesional que vive exclusivamente de la pluma, el plagio, los derechos de autor, etc., y así, en esta obra, se acerca a ese mundo a través de la sátira, el humor y la ironía, aunque en ocasiones, el tono serio, amargo incluso, se imponga.