De Andalucía

De Andalucía

Arturo Reyes

El autor

Arturo Reyes Aguilar nace en Málaga el 29 de septiembre de 1863. Su infancia estuvo marcada por el abandono de su madre a los dos años de edad, aunque con solo trece queda huérfano de padre y debe abandonar sus estudios para trabajar en los más diversos oficios. Es entonces cuando se inicia en la literatura, gracias a los consejos del también malagueño Manuel Martínez Barrionuevo.
El gran salto literario lo daría en 1888 al aparecer en Madrid El sargento Pelayo, su primera colección de relatos. Pronto empieza a escribir historias de tema andaluz y en 1897 aparecen dos de sus novelas más destacadas: Cartucherita y El lagar de la Viñuela. En esta época, de constantes éxitos, es invitado por revistas, academias y asociaciones a formar parte de jurados, comités de concursos y justas poéticas, y las mejores revistas españolas e hispanoamericanas se disputan sus colaboraciones. La Real Academia Española le concede en 1911 el premio Fastenrath por su obra Béticas, hecho que desencadenó su nombramiento como hijo predilecto de Málaga. La muerte le sorprende en su ciudad el 17 de junio de 1913. Tenía cuarenta y nueve años, pero había trabajado incansablemente, como lo atestigua su abultada obra y sus numerosas colaboraciones en prensa que hoy permanecen en un relativo e inmerecido olvido.
 

La obra

De Andalucía fue publicada en 1910, cuando Arturo Reyes ya era considerado por la crítica uno de los autores más completos de su generación y, sin duda alguna, uno de los más importantes cuentistas andaluces. Al aparecer tuvo gran repercusión a nivel nacional, siendo tal la acogida por parte de los lectores que, en cuestión de meses, mereció una segunda edición. Todas las opiniones coincidieron en recalcar la belleza, elegancia, interés y amenidad del libro; así como su indudable valor por el certero retrato de la vida andaluza.
Son relatos simpáticos, graciosos, que nos describen los quehaceres, miedos y alegrías de un puñado de personajes, todos andaluces, que, sin excepción, pertenecen a las clases más modestas de su tierra. Así, aparecen campesinos, pescadores, venteros, mujeres del pueblo, contrabandistas, bandoleros, cabos de la guardia civil…, inmortalizados por su autor en una única instantánea. Tras una pausada y agradable lectura, puede comprobarse que el universo retratado por Arturo Reyes está cargado de respeto, gozo y optimismo. Y aunque en su mundo también tienen cabida el dolor,la indignación y el miedo, serán sentimientos momentáneos, pues en la mayoría de los relatos vence el amor, la lealtad y la justicia.

Lecturas relacionadas:

Castilla y Andalucía

Castilla y Andalucía

Louisa Tenison

La imagen publicada sobre Andalucía a lo largo del siglo XIX es ciertamente ...

Leer más
Tristeza Andaluza

Tristeza Andaluza

Nicolás María López

En el año 1901 el periodista y político cordobés Rodolfo Gil (1872-1938), buen ...

Leer más