La Universidad de Granada en riesgo de desaparecer

La Universidad de Granada en riesgo de desaparecer

Exposición elevada a las Cortes por la S.E.A.P. de la Provincia de Granada. Granada, Imprenta de Sanz, 1855.

En 1887 la Sociedad Económica de Amigos del País de la Provincia de Granada premiaba el trabajo de D. Luis Morell y Terry titulado Causas de la depreciación de nuestros cáñamos en los mercados, y reformas que para evitarlas deben introducirse en su cultivo y preparación. El año siguiente, 1888, el trabajo premiado por esta Sociedad, del mismo autor, sería Estudio sobre las causas de la decadencia de la agricultura en la provincia de Granada y medios para recuperarla. Ambos trabajos no son más que dos muestras de la decadencia del sistema económico granadino a lo largo del siglo XIX, basado fundamentalmente en la agricultura de su vega y en la manufactura de sus productos. Pero no sólo traemos aquí estos dos ejemplos por ser muestra de dicha decadencia, vienen también a esta sección de la Biblioteca Virtual de Andalucía por llegar de la mano de una sociedad que se caracterizó por ser de las pocas voces, a semejanza del resto de las existentes en el país, que no sólo denunciaba la situación existente, sino que proponía medios para resolverla, nos referimos a las Reales Sociedades de Amigos del País.

Si bien la actividad, desvelos e iniciativas de estas sociedades quedaron reflejados en los muchos impresos y publicaciones que llevaron a cabo, también es cierto que cuanto más nos acercamos a sus orígenes, en la segundad mitad del siglo XVIII, más raros y difíciles son de encontrar. Y si nos alejamos de temas agrícolas, industriales o comerciales, lógicamente predominantes por el orden que se citan en una España poco más que rural, la dificultad se ensancha aún más. Es por ello que el impreso que hoy ofrece la Biblioteca Virtual de Andalucía a sus lectores reviste un interés especial tanto por su singularidad –se trata del único ejemplar que conocemos y con una fecha muy temprana respecto a los existentes de dicha sociedad granadina, a pesar de su ya casi secular existencia–, como por el tema que trata que, con el telón de fondo de una economía caduca y decadente, se sitúa al margen de los habitualmente abordados en sus trabajos.

Merece la pena leer las cuatro páginas de que consta este documento por muchas razones, fundamentalmente por el sucinto pero, a la vez, clarísimo análisis de las causas de la decadencia agrícola, manufacturera, administrativa y, en esos momentos, se rumoreaba que también académica, con el proyecto de suprimir las Universidades que fuesen deficitarias. La Sociedad Económica, con su comprometido Director D. Nicolás de Paso y Delgado y el Secretario general D. Ricardo Mendoza y Roselló como representantes de la misma, alegaba que la Universidad era el único sostén económico que le quedaba a la ciudad, ofreciendo datos tan cuantificados como curiosos y compromisos entre instituciones para su mantenimiento. Un llamamiento desesperado, afortunadamente escuchado, al contrario que respecto a otras instituciones granadinas precedentes.