Junta de Andalucía. Consejería de Cultura. Biblioteca Virtual de AndalucíaJunta de AndalucíaConsejería de CulturaBiblioteca Virtual de AndalucíaDirectorio institucional de la Cultura
Raros
en el escaparate

A veces los libros no son lo que parecen. Folletos, hojas, textos mínimos que destacan por la singularidad de su autoría, temática, contenido, o características de su edición se presentan ahora a la mirada atenta del nuevo lector. Títulos raros y curiosos, a veces sorprendentes, incluso extravagantes, que vienen a demostrar la diversidad y riqueza del patrimonio bibliográfico andaluz.

Compartir en Facebook (en nueva ventana) Compartir en Twitter (en nueva ventana)
Milagro en el Siglo de la Luces
Acceder al libro
Otros Raros en el escaparate
>>

Milagro en el Siglo de la Luces

Extracto (...) del caso de un niño, que baptizandole (…), pronunció tres veces (...) la palabra Amen. En Madrid: Viuda de Joseph García Lanza, [entre 1762 y 1800].

Corría ya avanzado el siglo XVIII, año de 1762, cuando las ideas ilustradas pugnan por abrirse camino en nuestro país de la mano de un puñado de intelectuales, con el retraso de varias décadas que, respecto a otros países europeos, hay que descontar para España, cuando tenemos noticia de este milagro ocurrido en nuestra Andalucía profunda. Hoy, la Biblioteca Virtual de Andalucía, trae a sus páginas este documento que ilustra sobre lo que, en términos generales, podemos calificar como ejemplo paradigmático de la España de la época, a pesar de ese puñado de personas empeñadas en el esfuerzo de acercarnos a las nuevas corrientes de pensamiento. 

Posiblemente no nos haya llegado, pero estamos seguros de que habría algún pliego de cordel que recogería el suceso ya que su materia es propicia para este tipo de literatura tan demandada por las clases populares. El documento narra de forma escueta, recordemos que se trata de un extracto, el hecho de que un niño pronunciara tres veces la palabra amén en el momento de ser bautizado y, a pesar de su brevedad, nos proporciona los indicios suficientes para reconocer los aditamentos que concurren en este tipo de sucesos tan arraigados en la tradición española como frecuentes en esa época (sabemos del sucedido en la Virgen de la Cabeza el 27 de abril de 1749; de hecho hoy, siguiendo la tradición, existe una Ruta de los Milagros en la Sierra Sur de Jaén).  

La misma coincidencia del bautismo con la festividad de los Reyes Magos podría llamar la atención. En su origen se trata de una fiesta nacida, en parte, para soslayar las fiestas paganas del solsticio de invierno. Nadie sabe la fecha concreta en que se produjo la adoración a que hace referencia el Evangelio de Mateo, único que la cita. Estas fiestas paganas, llevadas a cabo días después del propio solsticio, coincidiendo con el día seis de enero, celebraban el nacimiento de la nueva luz, lo que establece un paralelismo con el bautismo que en el cristianismo supone el nacimiento a una nueva vida, a una nueva luz. El hecho de que los protagonistas sean Magos de Oriente tiene su significado: el mago en la antigüedad es quien realiza los exorcismos (el niño de nuestro relato se estremece al pronunciar el sacerdote el exorcismo previo al bautismo Exi ab eo immunde Spiritus) mientras que su procedencia oriental implica el dominio sobre los pueblos paganos. En este sentido, también el bautismo implica de alguna forma un abandono del paganismo.  

Por otra parte, decir la palabra amén al final de un oficio divino certifica el acuerdo con el mismo. En este caso, aunque varía el número de veces que las pronunció según los ocho testigos presentes, hay más coincidencia en que fueron tres, tal y como termina el rito: “in Nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti”, es decir, “así sea” a la Trinidad católica. 

De igual forma podríamos continuar el análisis de otras circunstancias como el hecho de que el parto fuese sin dolor, o que el niño se negase a tomar alimentos los viernes hasta el medio día, o que llorara tres veces en el vientre materno, etc., cuestiones que dejamos a la segura curiosidad e indudable sagacidad de los lectores.  

Juan José Muñoz e Isabel María Ballesteros, labradores pobres y padres de la criatura, seguramente proporcionarían las mejores atenciones posibles al hijo de sus entrañas en su cortijo de Peñalosa, próximo a la aldea de la Cubertilla, en el municipio cordobés de Fuente Tójar. Seguramente, en su afán de proporcionarle los mejores cuidados, de haberlo sabido, no habrían dudado en desenterrar lo que sus pies hollaban a diario, pero ésa es una historia que en otro momento, con más tiempo y con mayor perspectiva histórica podemos tratar.

©2010 JUNTA DE ANDALUCÍA, Consejería de Cultura.
Condiciones de uso | Aviso legal | Mapa Web
Biblioteca Virtual de Andalucía - bibliotecavirtual@juntadeandalucia.es
c/ Profesor Sainz Cantero, 6 18002 Granada - Tlf: 958026934 y 958026943 - Fax: 958026937