Junta de Andalucía. Consejería de Cultura. Biblioteca Virtual de AndalucíaJunta de AndalucíaConsejería de CulturaBiblioteca Virtual de AndalucíaDirectorio institucional de la Cultura
Raros
en el escaparate

A veces los libros no son lo que parecen. Folletos, hojas, textos mínimos que destacan por la singularidad de su autoría, temática, contenido, o características de su edición se presentan ahora a la mirada atenta del nuevo lector. Títulos raros y curiosos, a veces sorprendentes, incluso extravagantes, que vienen a demostrar la diversidad y riqueza del patrimonio bibliográfico andaluz.

Compartir en Facebook (en nueva ventana) Compartir en Twitter (en nueva ventana)
UN ALMANAQUE PARA AÑO NUEVO
Acceder al libro
Otros Raros en el escaparate
>>

UN ALMANAQUE PARA AÑO NUEVO

Almanaque de la Ilustración para el año de 1881. Escrito por los señores D. P. Antonio de Alarcón [et al.]. Madrid: Imp., Estereotip. y Galvanoplastia de Aribau y Cª. 1880.

Hoy nos resultan sencillamente deliciosos, la litografía de la cubierta nos transporta a las obras de artistas y artesanos de la impresión que parecen no tener par, a pesar de las nuevas tecnologías; los grabados del interior están dotados de ese realismo, de esa perfección, que también echamos de menos en la actualidad; los escritores colaboradores son grandes firmas del momento, pero también de todos los tiempos; las previsiones, las predicciones climatológicas, la astrología, el santoral… tienen su puntual correspondencia con algunas secciones de los diarios y publicaciones actuales; en definitiva, forman un conjunto bello y armonioso. Son los almanaques del siglo XIX. 

A punto de comenzar el nuevo año puede ser un buen momento para que, de la mano de un maestro como el accitano Pedro Antonio de Alarcón, viajemos a los orígenes de estas publicaciones. Almanaques –los de aquella época–, que podemos considerar auténticas obras de arte. No le va a la zaga en estilo, locuacidad, humor y maestría el artículo de Alarcón para el Almanaque de la Ilustración Española y Americana de 1881. 

Han transcurrido 130 años desde su confección y edición. Hojeando sus páginas podremos comprobar lo que más arriba afirmábamos y sabremos de su origen en España, su inicio con el Almanaque-Ómnibus, el primero que se confeccionó, de sus precedentes andaluces, las circunstancias, ciertamente curiosísimas, en que se fraguó su “liberalización” en nuestro país y, en definitiva, tendremos una idea clara de estas bellas publicaciones decimonónicas. 

Pero además, en el ejemplar que nos ocupa, Alarcón viene arropado por otras figuras andaluzas de indudable importancia, como el gaditano Emilio Castelar, más famoso como político y, sobre todo, como orador que como escritor y periodista, aunque cultivó exitosamente ambos campos. El también gaditano, de Conil de la Frontera, José Velarde Yusti, controvertido precursor del modernismo. Otro componente de La Cuerda Granadina, el sevillano Manuel Fernández y González, que, en este caso, sueña con Granada, con la Granada que tan intensamente vivió en su juventud. Narciso Campillo y Correa, igualmente sevillano, catedrático de Retórica y Poética del Instituto Provincial de Cádiz y director de la revista El Museo Universal, que a la postre daría lugar a La Ilustración Española y Americana, una de las revistas señeras del siglo XIX español y cuyo Almanaque traemos a estas páginas cuando finaliza 2010. El rondeño Francisco Giner, fundador de la Institución Libre de Enseñanza, escribe, no podría ser de otra manera, sobre enseñanza y educación.  

Colaboran también otros escritores como Cesáreo Fernández Duro que glosará, entre otros, la figuras del granadino Álvaro de Bazán, en el Almanaque Marítimo que se incluye, y podremos ver la influencia de un romanticismo, ya tardío, en cuentos populares, leyendas y narraciones como las de Juan Eugenio Hartzenbusch o D. Jacinto Octavio Picón. No podemos olvidar la participación de escritores del otro lado del Atlántico, fundamentalmente mejicanos, que daban razón a la misma cabecera de la revista, aunque nos puedan resultar más desconocidos. 

Las ilustraciones también nos traen personajes y tipos andaluces. Podemos reconocer imágenes que, a la postre, se han convertido en las más populares de quienes representan como la del malagueño Antonio Canovas del Castillo o ver cuando se inicia y quien es el autor del cuadro que representa al personaje que acabaría siendo el icono de la misma ciudad de Málaga, el cenachero, el popular vendedor callejero de pescado. 

 Un Almanaque, el de 1881, en definitiva, que nos transporta a otra época, a los comienzos de año de hace más de un siglo, un Almanaque que rezuma Andalucía por todas sus costuras.

©2010 JUNTA DE ANDALUCÍA, Consejería de Cultura.
Condiciones de uso | Aviso legal | Mapa Web
Biblioteca Virtual de Andalucía - bibliotecavirtual@juntadeandalucia.es
c/ Profesor Sainz Cantero, 6 18002 Granada - Tlf: 958026934 y 958026943 - Fax: 958026937